La familia de los caracoles es muy amplia. Existen unas 4000 especies diferentes, 400 de ellas en Europa. Su vida en libertad está marcada por las estaciones, pues nace en verano y se desarrolla hasta el invierno, cuando cae en letargo.

Se trata de un animal ciertamente curioso, y no sólo por su concha y sus 4 pares de tentáculos, popularmente conocidos como “cuernos”. ¿Sabía que en la cabeza además de la abertura bucal, también está la genital?

Además estamos ante un animal hermafrodita, aunque cada ejemplar puede cumplir unas veces el papel de macho y otras el de hembra. Por eso cuando se aparean, a partir de los 4 ó 5 meses de vida, es imprescindible el encuentro de dos ejemplares realizando funciones distintas. Por cierto, dicha cópula dura unas doce horas de media. A posteriori el que ha realizado el rol de hembra, depositará una puesta de 80 a 120 huevos.

Los caracoles terrestres se han incluido en la alimentación humana casi desde el origen del hombre. Griegos y romanos fueron grandes consumidores, y actualmente forma parte de la cocina tradicional de diversos países, incluido el nuestro.

Sus cualidades culinarias son muy apreciadas, y tienen una calidad nutricional destacada. Poseen un contenido muy bajo en grasas y colesterol, y muy alto en minerales y proteínas, que aportan casi todos los aminoácidos esenciales. En el caso de los caracoles de granja, estos son muy carnosos, con un 30% más de masa muscular que el silvestre, de aspecto blanco y textura turgente. Hoy en día además de su carne, de la que también se hace paté, sus huevos son comercializados como caviar.

Leer más...

Desde hace tres años se considera un mercado emergente que ofrece muchas posibilidades a corto plazo dado que la oferta de productos es pequeña y la demanda alta

Caracol: su cría se ha convertido en una base de autoempleo para jóvenesDesde hace tres años la cría de caracol se considera un mercado emergente y una base de autoempleo para jóvenes emprendedores en España, aseguran desde la Asociación de Criadores Helicicultores de Andalucía (Acha).

La Helicicultura requiere preparación y dedicación. Así como de ciertos permisos para desarrollarla, al tratarse de una actividad ganadera más. «Criar caracoles no resulta fácil», manifiesta Francisco Cordobilla, secretario de la citada asociación sin ánimo de lucro, que creó el año pasado un grupo de personas de la provincia de Málaga con intereses comunes.

La rentabilidad depende de muchos factores, como la climatología, por ejemplo, dado que el caracol es un animal de sangre fría e hiberna cuando las condiciones climáticas son desfavorables. Los costes también varían en función de que se opte por un sistema extensivo (en el campo, al aire libre, aunque vallado para evitar las fugas de los moluscos y las entradas de sus depredadores) o intensivo (en invernaderos). La primera alternativa es la más sencilla y económica. «El terreno debe elegirse de forma que la población se encuentre protegida del sol y del viento. Hay que prever, también, zonas de sombra, para que se mantenga la humedad del criadero. La lluvia y el rocío son fundamentales para que el animal pueda desplazarse, colocar los huevos y disponer de sus alimentos frescos», explica Cordobilla.

Leer más...

LAS ENFERMEDADES: PATOLOGÍAS DEL CARACOL, PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO

En sistemas de cría de tipo extensivo (al aire libre) las causas de muerte o enfermedad no naturales mas usuales suelen ser los depredadores y los parásitos. En sistemas de cría intensivas suelen ser mas frecuentes las infecciones de tipo bacteriano. Casi siempre las enfermedades de los criaderos de caracoles son debidas a falta de cuidado de los mismos. Es importante tanto para prevenir muchas enfermedades como para atajarlas mantener una buena limpieza e higiene en el criadero ,evitar altas densidades de población, eliminar del criadero los excrementos que se formaran así como los animales que por cualquier causa mueran en el mismo. Ante la aparición de cualquier plaga es importante tener la certeza de cual es la causa de la misma ya que la solución para cada problema (trematodos, acaro, cestodos o cualquier otro bichito) es diferente. Primeramente observaremos el animal con una lupa, si en el vemos que existen pequeños animales vivos estamos ante una plaga motivada por parásitos, si no seguramente la enfermedad deba su origen a un problema de tipo bacteriano.(Los parásitos se observan con una lupa la observación de las bacterias es a través de un microscopio).

Leer más...

El programa Aquí la Tierra, de RTVE, emitió un reportaje en el que uno de los miembros de la A.C.H.A., Juan Grande, nos habla sobre el creciente mercado de las Huevas de Caracol.

Fuente: RTVE

 

Acceso Asociados

Últimas noticias

Eventos

Dom Nov 19 ⇒ 09:30 - 12:30
Asamblea de socios

ASOCIADOS